• Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC

    Está claro que se trata de un Mercedes-AMG.

    Está claro que se trata de un Mercedes-AMG.

    El Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC Coupé es un auténtico vehículo Mercedes-AMG, tanto por su diseño como por su técnica. Ya la calandra del radiador específica de AMG con nuevo diseño en forma de A y las aberturas de entrada de aire en el parachoques delantero proclaman abiertamente el linaje del vehículo. Visto por detrás se le reconoce por el difusor con embellecedores redondos en la salida doble de escape AMG. Otro detalle que llama poderosamente la atención son las llantas de aleación de 20".

    Confort sobre el asfalto y fuera de él.

    Puesto de conducción del Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC Coupé.
    Cadena cinemática del Mercedes-AMG GLC Coupé en un taller técnico.

    Confort sobre el asfalto y fuera de él.

    Te espera el sistema de infoentretenimiento MBUX con su intuitivo concepto de manejo.

    Te espera el sistema de infoentretenimiento MBUX con su intuitivo concepto de manejo.

    El motor V6 biturbo de 3,0 litros de Mercedes-Benz, perfeccionado por Mercedes-AMG, con potencia aumentada en 390 CV,<p>La potencia nominal y el par motor nominal se calculan según el reglamento (CE) 715/2007 en su versión actual.</p> y la tracción integral AMG Performance 4MATIC con distribución de la fuerza específica de AMG constituyen la base del alto grado de Driving Performance característico de AMG. Mayor agilidad y aptitud para el uso diario gracias al tren de rodaje deportivo AMG RIDE CONTROL+ basado en la suspensión neumática AIR BODY CONTROL con sistema de amortiguación adaptativa ADS PLUS de armonización específica AMG.

    Consumo de combustible del Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC: ciudad/carretera/mixto:11,5-10,9/7,5-7,0/8,9-8,4 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto: 203-192 g/km[2].

  • Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+

    Tiempos por vuelta al nivel de un bólido de competición.

    Tiempos por vuelta al nivel de un bólido de competición.

    En cuatro segundos de 0 a 100 km/h. La lectura de las prestaciones del Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+ Coupé hace pensar más bien en un vehículo deportivo que en un SUV clásico. Su diseño acentúa igualmente sus genes deportivos con la impresionante calandra del radiador específica de AMG en forma de A, los nuevos faros y los dos embellecedores cromados de las salidas de escape dobles. No es fácil decidirse por una ruta a la hora de probarlo, el circuito de competición o la naturaleza.

     

    El motor AMG V8 biturbo de 4,0 litros del Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+ es el propulsor más potente de su categoría, con una potencia impresionante de 510 CV<p>La potencia nominal y el par motor nominal se calculan según el reglamento (CE) 715/2007 en su versión actual.</p> y un par máximo de 700 Nm<p>La potencia nominal y el par motor nominal se calculan según el reglamento (CE) 715/2007 en su versión actual.</p>. Se trata de cotas fuera de lo común, que precisan para su dominio el sistema de frenos de alto rendimiento AMG con discos compuestos.

    Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+ Coupé: puesto de conducción.
    Cadena cinemática del Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+ en un taller técnico.

    Para poder manejar a la perfección un vehículo deportivo como el Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+ Coupé se precisa destreza, así como los instrumentos adecuados. Por ese motivo se han desarrollado el volante AMG Performance en napa con levas de cambio en el volante, así como la AMG DRIVE UNIT opcional para los programas de conducción AMG DYNAMIC SELECT. El sistema de infoentretenimiento de manejo intuitivo AMG, equipado de serie con la función TRACK PACE, ofrece un programa de entretenimiento de primera y una maniobrabilidad ideal.

    Un aumento en 34 CV<p>La potencia nominal y el par motor nominal se calculan según el reglamento (CE) 715/2007 en su versión actual.</p> y en 50 Nm<p>La potencia nominal y el par motor nominal se calculan según el reglamento (CE) 715/2007 en su versión actual.</p> en comparación con el Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ acredita con solvencia el nivel de potencia y prestaciones del modelo S. El cambio deportivo de 9 marchas SPEEDSHIFT MCT AMG, el tren de rodaje deportivo AMG RIDE CONTROL+ y el diferencial autoblocante AMG en el eje trasero regulado por vía electrónica trabajan aquí en perfecta armonía. La experiencia de conducción puede personalizarse con el conmutador AMG DYNAMIC SELECT y cinco programas de conducción específicos AMG. Una novedad absoluta es el programa «Calzada resbaladiza».

    Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+: consumo de combustible en el ciclo mixto: 11,7 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto: 267 g/km[2]